El 4 de Picas

El comienzo de Hall Of Fame Records es pelìn difuso en el tiempo. En 1993 yo formaba parte del sello Triquinoise, especialista y pionero en meter ruido del bueno, cuando apareciò por las oficinas una maqueta de un tal Malcolm Scarpa, y a pesar de que su mùsica rompìa de lleno con el estilismo del sello me empeñè en grabarlo y publicarlo. Tambièn me encarguè de que el resultado pudiera llevarse al directo formando parte del primer Malcolm Scarpa Trio (junto a Steve Jordan en la bateria), presentando el primer disco, Malcolm Scarpa, hacia finales de ese mismo año con relativo èxito. 6 meses despues, ya en 1994, publicamos el segundo, My Devotion, tambien bajo el sello Triquinoise, aunque fue justamente ahí cuando me separè del mismo llevàndome los derechos discograficos de ambos discos e inaugurando con ellos Hall Of Fame Records. En principio Malcolm sugiriò que el sello se llamara El 4 de Picas, y asì ìba a ser, pero al dia siguiente el muy visionario me llamò preocupadìsimo porque habia soñado que ese nombre nos iba a dar muy mala suerte. De prisa y corriendo optè por el nombre de una canciòn del nuevo disco que me gustaba especialmente, y que paradòjicamente resultò ser fiel reflejo del devenir del sello y de su intrìnseco cinismo ante la industria discográfica.

Caballero Reynaldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.